eseucaenfrgldeitptroru

Asosiación Española de Agentes Forestales y MedioambientalesAsosiación Española de Agentes Forestales y Medioambientales

Fuente: El Salto diario

Convocada por numerosos grupos ecologistas una concentración en La Vera, el próximo domingo 22 de noviembre, en protesta por los incendios que han asolado el norte de Cáceres el pasado verano.

Justicia para la Sierra, ¡No más incendios!

Ecologistas en Acción, ADENEX, Tierra Sana, Cada Extremeño un Árbol, Ecologistas Extremadura, Organización de Cooperación y Solidaridad Internacional, Asociación Naturalista de Amigos de la Serena, Tiritanas Zona Racional, entre otros colectivos, han convocado una concentración el próximo domingo, 22 de Noviembre, a las 12 horas, en Aldeanueva de la Vera, el municipio más afectado por el brutal incendio de este verano. El objetivo de los convocantes es protestar contra la sucesión de incendios que se vienen repitiendo, con sospechosa frecuencia, a lo largo de los últimos veranos. Han hecho publico, en ese sentido, un comunicado en el que afirman que, dada la gravedad del gran siniestro de este verano en el Valle del Jerte y La Vera, “es necesario alzar la voz para acabar con la lacra que suponen los incendios forestales que año tras año arrasan nuestra tierra”. Es su intención denunciar la ingente cantidad de recursos económicos y humanos que hay que emplear en la extinción y el daño ambiental inconmensurable que el fuego supone para cualquier ecosistema, pero especialmente para los muy delicados biomas de media y alta montaña, así como para las corrientes de agua, las gargantas, los arroyos y los ríos, agravándose los efectos negativos para el medioambiente con la enorme cantidad de emisiones de gases provocadores de efecto invernadero, como CO2 y otros aerosoles.

Afirman, también, que “nos hemos acostumbrado a vivir en la cultura del fuego, de la que solo somos conscientes cuando un incendio adquiere grandes dimensiones. Su arraigo es tan profundo que justificamos su mala utilización para casi todo: eliminar vegetación competidora, ‘limpiar’ el monte para transitar, crear nuevas zonas de alimentación, como venganza y muchos otros intereses que han ido transformando el entorno en las últimas décadas, con el uso del fuego como instrumento moldeador, sin ser conscientes del riesgo que entraña”.

Como en tantos otros espacios rurales, en estas sierras se han producido cambios estructurales vinculados al abandono de la agrosilvoganadería extensiva y familiar, abandono favorecido por la Política Agraria Comunitaria y las políticas agroganaderas de la Junta y el Ministerio, favoreciendo a los grandes propietarios, a las grandes cadenas de comercialización de alimentos y a las multinacionales del agronegocio, en detrimento de las explotaciones tradicionales a pequeña escala. En estas sierras, “con la desaparición del pastoreo de cabra verata, la biomasa vegetal se acumula en los bosques y aumenta el riesgo de incendios y la dificultad para sofocarlos”. Junto a ello, se han ido produciendo cambios de uso, de modo que la caza en general, y específicamente la caza mayor elitista, ha ido sustituyendo a la ganadería. “Esta nueva actividad, más lucrativa a día de hoy, parece estar detrás de buena parte de los incendios que asolan nuestra tierra en los últimos cuatro años. Y no es que lo digamos los vecinos, es que la propia Junta de Extremadura lo está reconociendo al aprobar la resolución de 22 de Septiembre de 2020 en la que prohíben los aprovechamientos cinegéticos en los terrenos forestales afectados por el gran incendio de este verano”.

En estas sierras se han producido cambios estructurales vinculados al abandono de la agrosilvoganadería extensiva y familiar, abandono favorecido por la Política Agraria Comunitaria y las políticas agroganaderas de la Junta y el Ministerio, favoreciendo a los grandes propietarios, a las grandes cadenas de comercialización de alimentos y a las multinacionales del agronegocio

En el citado manifiesto también se critica la poca eficacia del Plan INFOEX a la hora de atajar grandes incendios en zonas de alta montaña, la precarización de las condiciones laborales de los trabajadores de los retenes, la escasez de medios de vigilancia y de agentes del medio natural, la poca inversión en trabajos de prevención y, una vez más, se señala que los ayuntamientos no ejecutan los obligatorios Planes Periurbanos de Prevención de Incendios Forestales, así como que los propietarios de grandes fincas de más de 200 hectáreas siguen incumpliendo con total impunidad la obligatoriedad legal de implementar planes y medidas de prevención en sus latifundios, medidas que son de obligado cumplimiento en Zonas de Alto Riesgo de Incendios como lo son estas sierras norteñas. También lamentan que la Junta de Extremadura haya externalizado a una empresa privada la investigación de las causas y orígenes de los incendios, pese a tener personal formado para ello, y aprecian que resulta del todo escandaloso que no se comuniquen a la población los resultados de esas investigaciones, lo que “transmite una sensación de impunidad ante la comisión de delitos ambientales como éstos, favoreciendo la recurrencia de estas catástrofes en zonas de cotos de caza mayor de cabra montesa, desde 2016 en la Garganta del Hornillo hasta este 2020 en Los Pilones”.

Después de los incendios de este verano, existe entre la población de estas comarcas un indisimulado sentimiento de indignación ante la aparente inacción de las autoridades y la impunidad de los autores de estos atentados ambientales. No sólo en el caso del gran incendio del 27 de agosto y principios de septiembre se ha señalado —incluso con nombres y apellidos— a los incendiarios, sino que también en la media docena de pequeños incendios que,  afortunadamente, se pudieron sofocar en la Vera Alta, se sostiene que responden a intereses ganaderos, conociendo el vecindario a los autores, sin que esa circunstancia haya tenido mayores repercusiones, pese a las graves pérdidas ambientales y económicas que suponen estos delitos y a la convulsión social que provocan.

Los propietarios de grandes fincas de más de 200 hectáreas siguen incumpliendo con total impunidad la obligatoriedad legal de implementar planes y medidas de prevención en sus latifundios, medidas que son de obligado cumplimiento en zonas de Alto Riesgo de Incendios

Es por todo ello que las organizaciones convocantes demandan a las autoridades regionales, específicamente a la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, y a los ayuntamientos y mancomunidades de la Vera y el Jerte una batería de medidas entre las que destacan aquellas que afectan a la caza y su rigurosa prohibición en zonas quemadas durante cinco años, al personal encargado de la investigación de los siniestros y a la publicidad de las investigaciones mismas y de sus conclusiones, así como la erradicación de las quemas. Demandan también la declaración de Parque Natural, la ejecución por parte de los ayuntamientos de los Planes Periurbanos y que los grandes propietarios implementen los preceptivos Planes de Prevención.

Las organizaciones convocantes y el vecindario de estas comarcas instan a las autoridades comarcales y regionales “a promover y liderar un desarrollo rural integral en la zona, recuperando actividades tradicionales bien definidas y sostenibles, impulsando el pastoreo tradicional extensivo de cabra verata, limitando actividades incompatibles con la conservación de nuestro entorno y, en definitiva, poner el medio natural y sus recursos al servicio de los ciudadanos, exigiéndonos a nivel individual y colectivo, la máxima responsabilidad e implicación para evitar los incendios que asolan nuestras comarcas”.

Es por todo ello que convocan esta primera movilización en Aldeanueva de la Vera, que cuenta con el permiso pertinente de la Subdelegación del Gobierno y en la que anuncian se respetarán las medidas sanitarias de prevención vigentes (obligación de mascarilla, distancia corporal, etc).

Las reivindicaciones, una a una

1. Que se amplíe la prohibición de cazar en las zonas incendiadas a 5 años, “un tiempo mínimamente razonable para la restauración del suelo”.

2. Que esta prohibición se extienda a los terrenos colindantes y se prohíba igualmente el pastoreo cuando “la intencionalidad de los incendios indique que son originados para beneficio de estos sectores”.

3. Que se fomente la investigación de los incendios con equipos y personal estables de la propia administración.

4. Que se hagan públicos los resultados de estas investigaciones, de modo que se combata la sospecha de impunidad y de que estos delitos “salen gratis” a sus autores.

5. Que, igualmente, se hagan públicos los enormes costes de los operativos de extinción, así como de los planes de restauración “y si se van repercutir estos gastos a quienes los provocan”.

6. Que “se prohíban o suspendan temporalmente las quemas prescritas en toda la sierra, incluida la Reserva de Caza, hasta que no se haga una evaluación objetiva e independiente que demuestre su eficacia como herramienta para la prevención de incendios forestales, así como los efectos ambientales que causan”. En este sentido, hay que recordar la quema prescrita realizada el invierno pasado en la Sierra de Losar, en la que acabó descontrolándose el fuego, teniendo que recurrir al oneroso empleo de medios aéreos, pese a lo que se acabó arrasando un encinar en una zona de elevada pendiente, de muy difícil regeneración. 

7. Que se mantengan las medidas aprobadas para la regeneración de las zonas afectadas el tiempo necesario para alcanzar los objetivos y se informe a la población del coste de ellas y de los logros alcanzados.

8. Que se declare Parque Natural, “acorde con la figura de protección de Parque Regional existente en la Comunidad de Castilla y León”.

9. Que los ayuntamientos ejecuten los prescriptivos Planes Periurbanos, y que se inste a los propietarios de grandes fincas a implementar los Planes de Prevención.

10. Que se facilite apoyo e información a las personas afectadas para la valoración de los daños y la tramitación de las reclamaciones y denuncias, así como para la reparación de caminos, regueras y otras infraestructuras “especialmente en las fincas que están en producción”.

Justicia para la Sierra, ¡No más incendios!

Suscríbete a las noticias

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Instagram Canal de Youtube Suscríbete a las noticias

Síguenos en Twitter

OAK III

Vivencias y confesiones de un Agente Forestal, Oak III

Asociaciones Federadas

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.