Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

Trabajamos por proteger al medio ambiente pero nadie trabaja por protegernos a nosotros

AddThis Social Bookmark Button

Fuente: The Guardian

UN CONEJO SIEMPRE TIENE QUE CORRER ': LOS RANGERS ESPAÑOLES TEMEN POR LA VIDA DESPUÉS DEL DOBLE ASESINATO
El asesinato de dos Agentes Forestales en Cataluña marca un punto de inflexión escalofriante para los compañeros que se enfrentan al aumento de la violencia contra los defensores de la vida silvestre de Europa

Trabajamos por proteger al medio ambiente pero nadie trabaja por protegernos a nosotrosEn una colina sobre los olivos y los matorrales pardos del oeste de Cataluña, dos siluetas de hierro oxidado mantienen una silenciosa vigilia. Uno mira por encima de la tierra a través de un par de binoculares; el otro se arrodilla y sostiene un pájaro para siempre en la cúspide de la liberación.

A sus pies hay una placa simple: "En memoria y reconocimiento de Xavier Ribes Villas y David Iglesias Díez, guardabosques cuyas vidas fueron sesgadas en el cumplimiento del deber el 21 de enero de 2017".

Sus muertes se produjeron en una fría mañana invernal hace un año y este fin de semana supondrán un recordatorio de que los riesgos de defender el mundo natural no siempre se limitan a los bosques de Sudamérica o la selva africana, y que trabajar para proteger a las gacelas, avutardas y el avetoro a veces puede ser tan peligroso como protegerse contra los cazadores furtivos de elefantes.

Los asesinatos, junto con una serie de ataques en los últimos 12 meses, han avivado el debate para que los 6.000 Agentes Forestales de España puedan estar armados de manera rutinaria mientras hacen su trabajo preservando la biodiversidad del país y regulando la caza y la pesca.

El día en cuestión, los dos Agents Rurals -como se los conoce en Cataluña- se subieron a su Mitsubishi Montero y partieron de su base en la ciudad de Lleida.

Después de pasar aviso por un animal muerto que se habían cruzado en el camino, Ribes e Iglesias llegaron a la colina donde ahora está su monumento para asegurarse de que los cazadores no se habían desviado hacia un área protegida cerca de la pequeña aldea de Aspa.

Probablemente allí escucharon los disparos que los llevó a un olivar cercano, donde un grupo de hombres disparaba a los zorzales que se alimentaban de la fruta. Entre ellos se encontraba un cazador de 28 años llamado Ismael Rodríguez.

Lo que sucedió después fue rápido y, hasta el momento, inexplicable. El entrenamiento y el protocolo habrían hecho que los rangers se identificasen ante el cazador, pedirle que baje su arma y solicitar ver sus licencias de caza y armas de fuego.

Se alega que Rodríguez respondió disparando a los Agentes, disparando fatalmente a cada uno dos veces a corta distancia. Ribes tenía 43 años; Iglesias 39. Cada uno dejó una esposa y un hijo.

Cuando, casi una hora después, Rodríguez llamó a los servicios de emergencia, le dijo al operador: "Vinieron y me puse nervioso y no sé por qué reaccioné de la manera en que lo hice".

Llorenç Ricou, el jefe de los Agents Rurals en Lleida, estaba de servicio cuando el aviso llegó alrededor de las 11.40 a.m.

"Salí de inmediato hacia donde estaba el vehículo de acuerdo a la posición de GPS", dice.

"Hablé con la ambulancia de camino y me dijeron: 'No hay necesidad de apresurarse ahora'".

Trabajamos por proteger al medio ambiente pero nadie trabaja por protegernos a nosotros

Se habían confirmado las muertes de los Agents en la escena; sus cuerpos se encontraron a unos metros de distancia, en el olivar. Rodríguez ya estaba en la parte trasera de un vehículo de policía cuando Ricou llegó.

Él nunca olvidará lo que vio. Tampoco lo hará Albert Marsellés, otro agente y amigo de Ribes.

"Solo quería llorar", dice Marsellés. A pesar del frío, Ribes no había tenido tiempo de ponerse su abrigo. Su merienda a media mañana de pasteles de arroz yacía sin comer en el tablero del Mitsubishi, con su bolso en la parte posterior. Un alto oficial le pidió a Marsellés que condujera el automóvil de vuelta a la base, pero no pudo obligarle a hacerlo.

Ricou, un veterano de 30 años en el servicio, no puede explicar por qué alguien habría querido matar a Ribes e Iglesias, a quienes había entrenado.

"Fueron geniales", dice. "Xavi era un tipo muy sensato y pacífico que siempre buscaba a otras personas. Le encantaba dar charlas en la escuela sobre el medio ambiente; era su hobby”.

"David era muy profesional, muy conocedor de la ley y realmente tranquilo".

Ninguno de ellos, agrega, fue impetuoso; "Eran las personas menos conflictivas que podrías conocer".

Además, según Ricou, hablar con los cazadores y comprobar sus licencias y armas es una de las cosas más rutinarias que hacen él y sus compañeros. Además de controlar la pesca, proteger la vida silvestre y hacer frente a los incendios forestales, es uno de los deberes básicos de un Agente Forestal.

Las tierras semidesérticas que patrullan Ricou y sus Agentes son ricas en conejos, codornices, perdices, corzos y jabalíes, y, en consecuencia, son populares entre los cazadores.

Pregúntele a cualquier agente Acerca de su trabajo y le contarán historias sobre cómo se le insultó y amenazó y, a veces, se le agredió físicamente. Pero, como señala Ricou, las confrontaciones con los cazadores rara vez van más allá de las palabras.

"Nunca hemos tenido verdaderos encontronazos físicos por aquí, nada peor que un empujón. Y no hemos tenido problemas reales con los cazadores, a pesar de que esta es la parte de Cataluña donde se realizan la mayor cantidad de los informes y denuncias y se confiscan la mayoría de las armas".

Trabajamos por proteger al medio ambiente pero nadie trabaja por protegernos a nosotros

Para Ricou, Marsellés y sus miles de compañeros en toda España, las muertes de Ribes e Iglesias marcaron un punto de inflexión.

"Hubo un antes y un después debido a la tragedia", dice Ricou.

"Lo que sucedió nos hizo darnos cuenta de que las personas han cambiado. Ya no nos enfrentaremos a un simple cazador, a un simple automovilista o a un simple pescador: estamos lidiando con personas mucho peores".

Él dice que los Agentes Forestales deben poder defenderse con algo más que la carabina israelí de cinco disparos, que data de hace décadas, y que anteriormente se otorgaba a los Agentes asignados a tareas de mayor riesgo contra la caza.

Los Agentes del antiguo Cuerpo de Guardería Forestal del Estado portaban armas de fuego, hasta que el regreso de España a la democracia transfirió este servicio bajo el control de las regiones autónomas del país.

Hoy en día, algunos Agentes solicitan tener pistolas para defenderse; algunos prefieren portar armas solo en ciertas circunstancias y algunos se oponen rotundamente a la idea.

Ricou y Marsellés saben que nada puede protegerlos completamente contra un encuentro casual con alguien que intente hacerles daño, pero no tienen dudas de que tener una pistola los haría sentir más seguros.

"Me sentiría un poco más autosuficiente si tuviera un arma", dice este último. "Es la diferencia entre un conejo y un águila: un conejo siempre tiene que correr; un águila no".

Ricou lo dice un poco más sin rodeos: "La sociedad ha cambiado y tenemos que cambiar también. No podemos seguir haciendo nuestro trabajo con sólo un bolígrafo y una libreta".

El Gobierno catalán ha organizado cursos de autodefensa y está en proceso de expedición de chalecos antibalas, bastones extensibles y grilletes, mientras que un grupo de trabajo integrado por Policías, Agentes Forestales y miembros del servicio equivalente en los Pirineos: los franceses de la Oficina Nacional de Caza y Vida Silvestre han estado analizando si deberían estar nuevamente armados.

Pero Rubén Cabrero, presidente de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales, apunta que tal acción es muy escasa a nivel nacional.

"Estamos exactamente en el mismo lugar que hace un año", dice. "Todas las promesas del gobierno han sido olvidadas y no se ha progresado en lo que respecta a dejarnos llevar medios de defensa, que siempre hemos usado".

Desde que Ribes e Iglesias fueron asesinados, agrega, tres Agentes han sido encañonados y cuatro han sido amenazados con cuchillos.

"Nos pegan, nos insultan y no recibimos apoyo". Las autoridades simplemente miran para otro lado ", dice Cabrero.

"Como Agentes Forestales, necesitamos que el gobierno comience a trabajar urgentemente para garantizar nuestra seguridad. Trabajamos para proteger algo que pertenece a todos, pero nadie está trabajando para protegernos. Estamos totalmente abandonados".

Sin embargo, una portavoz del Ministerio del Interior de España dijo que el gobierno estaba en conversaciones con las 17 regiones autónomas del país para encontrar la mejor manera de proteger a los Agentes.

Ribes e Iglesias nunca están lejos de los pensamientos de sus compañeros. En una pared de la base de Lleida, junto a una imagen de San Francisco de Asís, cuelgan fotografías de la pareja, cada una con una cinta negra.

Sus caras llevan a Ricou a un viaje que hizo hace 10 años para conocer a sus compañeros franceses.

Aunque es más pequeña y más joven que su contraparte española, la Oficina Nacional de Caza y Vida Silvestre de Francia es muy consciente de los peligros que soportan sus Agentes, por lo que llevan pistolas Glock. Un monumento en su sede está grabado con los nombres de los 76 guardabosques franceses que han sido asesinados en el cumplimiento de su deber desde 1945.

Ricou todavía recuerda una habitación llena de fotografías de los hombres muertos y las palabras de sus anfitriones.

"Me dijeron: 'Algún día tendrás lo mismo que nosotros'. Ahora, 10 años después, lo que dijeron se hizo realidad. Y se ha hecho realidad aquí".