Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

Condenado a 45 años de prisión el cazador que asesinó a Xavier y a David

AddThis Social Bookmark Button

Fuente: La Vanguardia

Condenado a 45 años de prisión el cazador que mató a dos Agentes Rurales en Aspa
El jurado popular ya le declaró culpable de asesinato con alevosía y atenuante de confesión

Condenado a 45 años de prisión el cazador que asesinó a Xavier y a DavidLa Audiencia de Lleida ha condenado a 45 años de prisión Ismael Rodríguez, el cazador acusado de matar a dos Agentes Rurales en Aspa (Segrià), el 21 de enero de 2017. La sentencia establece, sin embargo, que el cumplimiento de la condena no podrá exceder de 40 años de prisión.

El jurado popular ya le declaró culpable de asesinato con alevosía y atenuante de confesión y descartó ninguna alteración psíquica que la impidiera saber qué estaba haciendo cuando disparó.

Más de 20 años por víctima

En base a estas consideraciones, la Sala ha decidido imponer a Rodríguez 22 años de prisión por cada uno de los dos asesinatos, un año de prisión por un delito de tenencia ilícita de armas, ya que disparó con una escopeta para la que no tenía licencia, y 1.080 euros de multa por un delito contra la fauna.

La Audiencia de Lleida también ordena Rodríguez a pagar una indemnización de 1.077.473,28 euros a los familiares de las víctimas. Por otra parte, la Sala condena a un año de prisión al otro acusado M. A. F. S. como cooperador necesario en el delito de tenencia ilícita de armas ya que la escopeta del doble crimen estaba a su nombre.

Alevosía

La Sala ha considerado acreditado que la actuación “sorpresiva” de Rodríguez ante la llegada de los agentes eliminó “absolutamente las capacidades de defensa de las víctimas”, ya que, además, “no podrían esperarse una conducta tan inesperada”. Además, añade que los agentes no pudieron ni siquiera activar el botón de alarma del walkie-talkie.

Así pues, explica la sentencia, el ataque no fue sólo “traicionero y sorpresivo”, sino también “completamente inesperado para las víctimas, que no tuvieron ninguna oportunidad de oponer resistencia eficaz al ataque”.

El jurado popular argumentó en su día que el delito de asesinato se realizó con alevosía, ya que las víctimas no pudieron defenderse en el momento de los hechos, aunque consideró que Rodríguez no disparó con la intención de esconder otro posible delito de tenencia ilícita de armas. Asimismo, el jurado decidió aplicar un atenuante por confesión al probar que fue el mismo acusado quien llamó a los servicios de emergencias.

Sabía lo que hacía

El escrito emitido este lunes refuerza la idea de que Rodríguez tuvo que recargar el arma, ya que los agentes habían recibido dos disparos cada uno y la escopeta sólo permitía tres disparos sin recargar. De igual forma, se relatan los informes de forenses y de balística que determinan que las víctimas recibieron dos tiros a diferentes distancias y todos en zonas vitales.

El jurado no consideró que el acusado tuviera algún problema psicológico en el momento de los hechos que le condujeran a cometer los asesinatos, ya que, tal como se desprendió de la exposición de la portavoz, no se pudo confirmar tal extremo durante las pruebas aportadas durante el juicio celebrado la penúltima semana de enero en la Audiencia de Lleida.

Ante el veredicto del jurado, el ministerio público solicitó que se le impusiera al acusado una pena de 22 años y seis meses de prisión por cada víctima, por dos delitos de asesinato, y medio año más por un delito de tenencia ilícita de armas.

En total, la Fiscalía pidió un total de casi 45 años y seis meses de prisión, al haber rebajado la propuesta inicial de 48 años después de que el jurado popular no tuviera en cuenta un supuesto encubrimiento de otro delito y al aplicar también un atenuante por confesión.