Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

Cantabria, la tierra de fuego del norte

AddThis Social Bookmark Button

Fuente: Asociación Profesional de Técnicos Auxiliares del Medio Natural de Cantabria

COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN PROFESIONAL DE AGENTES DEL MEDIO NATURAL DE CANTABRIA (AGENTES FORESTALES Y MEDIOAMBIENTALES ESPAÑOLES) SOBRE LOS INCENDIOS FORESTALES. FEBRERO DE 2019.

Comunicado, asociación, profesional, agentes del medio natural, Cantabria, Agentes Forestales, Medioambientales, españoles, incendios forestales

1.    INTRODUCCIÓN

Hace mucho tiempo que gran parte del territorio cántabro se incendia periódicamente. Tenemos datos de hace 50 años, más completos desde hace 30 y probablemente mejores en un futuro. Por cierto, datos que principal y tradicionalmente nacen de los Partes de Incendio que nosotros completamos y firmamos.

La semana pasada se han producido decenas de incendios forestales en Cantabria,  quemándose cientos de hectáreas de monte. Todos los medios de comunicación hablan de ello. La semana pasada vigilábamos y extinguíamos. Ayer llovió. Hoy escribimos. Esta semana continuaremos vigilando y extinguiendo más incendios y probablemente la siguiente, y si se dan las circunstancias, bien entrada la primavera continuará. Esto no va a cambiar.

Todos los años es lo mismo. En la peor época o cuando se produce una concentración de incendios, nos invaden los titulares, artículos, declaraciones, entrevistas, publicaciones, etc. más o menos acertadas o desafortunadas a nuestro entender. Gran parte de estas las escuchamos ó vemos asombrados y enfadados, no entendiendo como se pueden decir determinadas cosas así como omitir otras sistemáticamente y con total intención. Todos los representantes políticos y de otros colectivos, rápidamente ocupan los medios, mientras nosotros lo padecemos en silencio, probablemente trabajando o descansando entre turnos.

Hay varias razones por las que decidimos publicar (deberíamos haberlo hecho hace años ya) un artículo así: demanda por parte de la sociedad, petición de algunos medios de comunicación, tarea laboral de informar al ciudadano, principios y deberes en general de los funcionarios públicos y por último en relación con esta Asociación, defender esta polivalente profesión, tan útil para la sociedad y sin embargo tan envidiada, atacada y bloqueada constantemente. Pero sobre todo por las constantes declaraciones de nuestros representantes políticos en todos los medios de comunicación y que requerían una respuesta urgente. El marco jurídico que ampara lo anterior lo encontramos en los Estatutos de las Asociaciones, en las Leyes de Función Pública autonómica y del Empleado Público estatal con sus principios y deberes, en las propias tareas de nuestro puesto de trabajo descritas por el propio Gobierno de Cantabria y por último por el mínimo orgullo y justicia profesional y derecho básico a reaccionar defendiéndonos de lo que consideramos graves y constantes ataques por acción u omisión.

Intentaremos no dispersarnos y ser lo más concretos y exactos posibles, ya que si abrimos temas generales y mezclamos asuntos probablemente no acabaríamos nunca. Es por esto que todo el contenido de este artículo se centra en la intención de trasmitir la realidad de los incendios forestales en Cantabria desde nuestro punto de vista, que por otro lado es cercano, desde el conocimiento, experiencia y trabajo constante sobre este tema durante todo el año.

A pesar de lo anterior, para aclarar algunos conceptos mal entendidos, y contextualizar a los lectores, es necesario un contenido quizá no tan entretenido, como las definiciones, funciones y marco jurídico, pero si importante para el desarrollo posterior de los apartados principales probablemente más interesantes para todos y que encontraremos a partir del 5 en la página 6.

2.    DEFINICIONES

Forestal: todo aquello relativo a los montes.

Monte: terreno en el que vegetan especies forestales arbóreas, arbustivas, de matorral o herbáceas que cumplan funciones ambientales, protectoras, productoras, culturales, paisajísticas o recreativas.

Incendio Forestal: el fuego que se extiende sin control sobre combustibles forestales situados en el monte.

Comunicado, asociación, profesional, agentes del medio natural, Cantabria, Agentes Forestales, Medioambientales, españoles, incendios forestalesAgente Forestal: funcionario que ostenta la condición de agente de la autoridad perteneciente a las Administraciones Públicas que, de acuerdo con su propia normativa y con independencia de la denominación corporativa específica, tiene encomendadas, entre otras funciones, las de vigilancia, policía y custodia de los bienes jurídicos de naturaleza forestal y la de policía judicial en sentido genérico.

Agente del Medio Natural: Definición. Cuerpo de funcionarios, agentes de la autoridad, policía judicial genérica y administrativa especial, técnicos auxiliares y grupo de acción - intervención en emergencias. Servicio público del Gobierno de Cantabria con amplias atribuciones conjugadas en tres grupos principales de funciones: policial, técnica y de emergencias en la naturaleza y medio ambiente. Dentro de las Cualificaciones pertenecen a la Familia Profesional de la Seguridad y Medio Ambiente. Tareas. Presencia, conocimiento y custodia del territorio (montes, ríos, costas, espacios naturales protegidos, etc.); vigilancia del cumplimiento de las leyes; prevención, vigilancia, extinción e investigación de los incendios forestales; seguimiento, inspección, supervisión, inventariación, control poblacional y toma de muestras; informes, peritajes, actas, denuncias y atestados; flora, fauna, caza, pesca y aprovechamientos forestales; educación ambiental; auxilio público. Historia, origen, denominaciones y situación actual: Desde 1677: Fusileros Guardabosques Reales, Guardería Rural y Guardamontes.  Desde 1907: Cuerpo Especial de la Guardería Forestal del Estado, Agentes de Policía Marítima, Cuerpo Especial de Guardería Fluvial (Policía Armada), Guardas de las Reservas de Caza (Policía de Caza), Guardería del ICONA y Agentes Forestales del Estado. Desde 1991, al trasferir competencias y recursos, se integran todos estos Cuerpos estatales en el de Agentes del Medio Natural de Cantabria. Con independencia de las diferencias autonómicas (Agentes para la Protección de la Naturaleza, Axentes Forestáis, Agents de Medi Ambient, Guardas del Medio Natural; etc.) el origen, la situación actual y el nombre común generalizado son los mismos en toda España es el mismo: Agentes Forestales y Medioambientales – Policía Medioambiental.

Cualquier compañero, representante sindical, político, medios de comunicación, simpatizante, crítico, opositor, interino, laboral, ciudadano, autoridad judicial, otros profesionales relacionados, etc. pueden estar seguros y decir alto y claro, que los Agentes del Medio Natural son el Cuerpo que representa a los Agentes Forestales y Medioambientales españoles en Cantabria, que hay una cadena normativa histórica que enlaza nuestro origen con la situación actual, y que además la Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales (AEAFMA), a la cual pertenecemos como Asociación, ha registrado la denominación general de Policía Medioambiental. Si cualquiera de los mencionados inicialmente a pesar de esto no lo tiene claro y quiere utilizar un término para hablar bien o mal de nosotros sin entrar en conflictos con nadie, puede utilizar Agente Forestal en general, Agentes Forestales de Cantabria ó Cuerpo de Agentes del Medio Natural del Gobierno de Cantabria.

Autorizaciones de quema en terreno rústico: impreso normalizado en el que el propietario, arrendatario ó heredero de parcelas rústicas privadas solicita autorización para quemar restos muertos de especies vegetales y que el Agente del Medio Natural autoriza con su firma previo estudio de la zona, circunstancias y con un condicionado. Habitualmente se trata de restos de poda, siega, hoja, huerta o similar apilados en la zona central del “prao” o huerta. Los Agentes entregamos decenas de autorizaciones como esta semanalmente por toda Cantabria y excepcionalmente provocan incendios forestales por descuido aunque si se cometen infracciones por horario o condiciones. A nuestro entender estas quemas son las que mejor encajan con el concepto ampliamente aceptado y utilizado de “quema de rastrojos” y que poco tiene que ver con el principal problema de los incendios forestales en Cantabria.

Autorizaciones de quema en monte: similar a la anterior en general pero con importantes diferencias. Normalmente se trata de quema de restos de corta de los aprovechamientos forestales. Es una de las opciones de deshacerse de los restos de madera no aprovechables. Habitualmente lo solicitan empresas forestales o propietarios. Tiene un condicionado más exigente. En ocasiones desembocan en un incendio forestal pero sigue sin tratarse de un problema principal en este sentido.

Quemas controladas: quemas en el monte realizadas por la administración forestal previa solicitud de las entidades propietarias para mantener y aumentar los pastizales. Son realizadas por las Cuadrillas Forestales (Operarios de Montes, Capataz y Conductor de Autobomba) y los Agentes del Medio Natural. Requieren unas condiciones y circunstancias ideales que cada vez son más difíciles de conjugar. En este tipo cabe incluir las quemas realizadas por las brigadas de prevención de la empresa pública estatal, las quemas realizadas por empresas privadas contratadas y las quemas autorizadas a los vecinos de los pueblos propietarios para su ejecución de forma libre. Con demasiada frecuencia este tipo de quemas desembocan en un incendio de tal manera que a nuestro juicio podríamos hablar de otro tipo de fuego que se podría denominar “quemas incontroladas” ó “incendios autorizados”

3.    MARCO JURÍDICO

Para todo aquel que quiera completar o reforzar esta información ó su propia opinión, puede dedicar tiempo al amplio marco jurídico relacionado con los incendios forestales como por ejemplo: Ley y Reglamento de Montes, Ley y Reglamento de Incendios, Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, Código Penal, Ley y Reglamento de Protección de las Especies Forestales Autóctonas, Ley del Patrimonio Cultural de Cantabria, Ley de Cantabria de Conservación de la Naturaleza, Ley de Cantabria de Protección Civil y Emergencias, PLATERCANT e INFOCANT Plan Especial de Protección Civil de Cantabria sobre Incendios Forestales, etc. Una normativa actual y destacada que desarrollaremos posteriormente es el Decreto del Gobierno de Cantabria que aprueba el Reglamento del Operativo de Lucha contra los Incendios Forestales en Cantabria. 

4.    SERVICIO PÚBLICO INTEGRAL Y TRABAJO CONSTANTE

A pesar de que tenemos una propuesta de Ley Básica Estatal de Agentes Forestales bloqueada por otros colectivos más poderosos con intereses enfrentados, como la Guardia Civil y el Colegio de Ingenieros (documentos elaborados por ellos mismos lo demuestran), a pesar de que tenemos propuestas e iniciativas de Ley o Reglamento autonómico abandonadas, a pesar de esto, el Gobierno de Cantabria, dentro de los 16 apartados que dedica a la descripción de nuestro puesto de trabajo, hay tareas que están relacionadas indirectamente con el tema que nos ocupa y 4 que lo están directamente, como el apartado a) Ejecución de las labores de vigilancia, prevención y extinción de incendios h)Policía, custodia y vigilancia del cumplimiento de la normativa) Intervenir en los trabajos de prevención, detección y extinción de los incendios forestales, así como en la realización de la investigación de causas de los mismos n) Elevar las denuncias y actas e inspección.

Al igual que en nuestra profesión en general, en lo relacionado con los incendios tenemos tres principales funciones: gestión-técnica, emergencias-extinción y policial.

Respecto a la parte técnica de gestión y prevención, esto se materializa con un trabajo constante con las entidades propietarias de los Montes de Utilidad Pública y la Administración Forestal, desarrollando trabajos constantes de prevención, mantenimiento y mejoras de estos y de las infraestructuras que por un lado proporcionan un servicio constante y por otro sirven para su utilización en la extinción de los incendios. Ejemplos concretos de lo anterior podrían ser: trabajos de prevención de incendios como desbroces, mantenimiento de las infraestructuras forestales como pistas o vías forestales y ganaderas, puntos de agua, cortafuegos, zonas de seguridad, desbroces de regeneración, repoblaciones, desbroces ganaderos, quemas controladas, autorizaciones de quema en terreno rústico y restos de corta, leñas, senderos y caminos, bebederos, depósitos de helicóptero, puntos fijos de vigilancia, etc.

En relación a nuestra vertiente como servicio de emergencias, y en concreto a la vigilancia, detección y extinción de incendios, rescatamos aquí parte del marco jurídico descrito anteriormente, estando incluidos en Protección Civil y Emergencias en general y en concreto en lo relacionado con los Incendios Forestales. Pero sobretodo destacamos de nuevo aquí el sistema o conjunto que formamos el Operativo de Lucha contra los Incendios Forestales en Cantabria, que a pesar de ser nuestra especialidad, prioridad y obligación protocolizada, los medios que formamos parte de este Reglamento no somos mencionados ni si quiera por los representantes políticos más cercanos y que además firman estas normas. La estructura básica de lucha contra incendios forma parte de la actual Dirección General del Medio Natural y está integrada por el Jefe del Servicio de Montes, Técnico de Guardia, Agente del Medio Natural, Capataz de Cuadrilla Forestal, Operario de Montes (Cuadrilla, Autobomba y Escucha), Escucha de Emisora Central, 13 Comarcas Forestales con sus Agentes Jefes y sus Naves ó Casas Forestales, 1 Agente Inspector, Sistema de Comunicaciones, Sistema de Puntos de Agua, etc. Este Sistema es de respuesta permanente, los 365 días del año y en las 24 horas al día hay Técnicos, Agentes y Operarios de “guardia” o Servicio Especial para la extinción de incendios. El procedimiento habitual y natural para nosotros, es que una vez detectado un incendio, el Agente del Medio Natural lo localiza y valora, tomando decisiones como extinguirlo directamente con su Equipo de Protección Individual en solitario o con otro compañero si es un foco inicial, ó movilizando y solicitando los medios que estime necesarios si existe riesgo de propagación o ya se trata de un incendio avanzado. En este momento asume directamente la condición de Director de Extinción, comunicando cada paso y toda la información necesaria a la Central de Comunicaciones y a su vez al Técnico de Guardia, recopilando información constantemente, tomando decisiones tácticas y coordinando todos los medios entre otras funciones.

En cuanto a la función de Policía, Custodia y Vigilancia del cumplimiento de la Normativa, la Investigación de Causas y las Denuncias y Actas de Inspección. Lo mencionado anteriormente, tenemos obligaciones especiales por nuestra condición de agentes de la autoridad y policía judicial genérica y administrativa especial. Esto lo materializamos con los Partes de Incendio normalizados, los Informes de Investigación de Causas que los pueden complementar, los Oficios de Denuncia, los Atestados, las Sentencias, las Resoluciones Administrativas, etc. A pesar de que esto excepcionalmente llega a la sociedad en general, los Agentes Forestales investigamos las causas y los posibles infractores, identificamos a los supuestos infractores, y tras largos procedimientos administrativos y judiciales se sancionan y condenan. Todo esto se consigue a pesar de no tener ningún apoyo por parte de los Jefes de Sección, de Servicio y Directores Generales de los que dependemos, obviándonos y apoyando a otros profesionales con medios y divulgación. Asunto este recurrente en este comunicado.

5.    CAUSAS DE LOS INCENDIOS. EL PROBLEMA PRINCIPAL.

Tras décadas de normalización y tratamiento de datos, existe una estadística sobre las causas que provocan los incendios forestales en España en general y en Cantabria en particular. Cantabria reúne determinadas condiciones, comunes a otras zonas del Cantábrico y diferentes al resto de España. Tanto las causas como la principal época de riesgo son particulares. Los incendios se producen a lo largo del año, ya que a pesar de ser una región pequeña, tenemos pequeños ambientes, microclimas o conjunto de circunstancias por zonas que podemos diferenciar en: franja costera, valles intermedios, Liébana, Campoo y el Valle del Ebro. A pesar de esto, existe una época que destaca, relacionada la causa que también destaca. Esta época son los meses de febrero y marzo cuando se conjugan determinadas condiciones de baja humedad ambiental, viento de componente sur y altas temperaturas. A esto hay que añadir que es final del invierno con una baja humedad del combustible tanto muerto como vivo, los días son más largos con más horas de sol y es la época inmediatamente previa al mes de abril, comienzo de la primavera y época de brotes verdes de herbáceas sobre la tierra y vegetación quemada. Si bien hay numerosas causas que pueden provocar un incendio forestal, en Cantabria las naturales (tormenta y rayo por ejemplo) son prácticamente despreciables, las humanas por acción u omisión negligente (ferrocarril, líneas eléctricas, motores y máquinas, trabajos forestales, vertederos, actividades recreativas, etc.) reúnen un porcentaje que en torno al 10%. Sin embargo los incendios provocados por el hombre intencionadamente en Cantabria se mantienen en torno al 90% restante. La Dirección General del Medio Natural maneja los datos y podría desarrollarlos, hay expertos especialistas en incendios que trabajan mucho con esta información, nosotros recibimos formación en esta línea que comprobamos constantemente con nuestra experiencia profesional.

Teniendo en cuenta todo lo explicado anteriormente en este artículo, llegamos a la parte más importante. La causa principal de los incendios forestales en Cantabria intencionados y provocados por el hombre de forma activa es la de generar fuego directamente (con medios de ignición más o menos complejos) en el monte para que se extienda sin control con el objetivo de eliminar las especies vegetales forestales arbóreas, arbustivas y de matorral en beneficio de las herbáceas con una doble intención, por un lado la de aumentar la superficie pastable por el ganado y por otro aumentar la superficie subvencionable por las diferentes administraciones públicas, obteniendo así un doble beneficio económico. Evidentemente esto nos lleva a que el problema principal de los incendios forestales en Cantabria está directamente relacionado con la Ganadería Extensiva subvencionada, de manera que los responsables del problema principal de los incendios en Cantabria son aquellas personas con relación o interés ganadero más o menos directo, directamente los titulares de las explotaciones ganaderas, sus familiares o personas cercanas, o los ganaderos en general si se quiere resumir así. Esto que en principio suena demasiado agresivo y fuerte no tendría por qué serlo, al menos es un secreto a voces en los pueblos y al final defienden sus intereses. Además, al menos algunos Agentes del Medio Natural vivimos en los pueblos, con interés o relación ganadera, descendemos de ganaderos directa o indirectamente, tenemos familiares, amigos ó conocidos que lo son. Apoyamos la ganadería pero no los incendios forestales y ganaderos.  Los Agentes estamos en contacto directo y permanente con los ganaderos y con las entidades propietarias de los montes, gran parte de nuestro trabajo gira en torno a la ganadería y el medio rural, por lo mencionado en apartados anteriores y por otras circunstancias como en los Peritajes de daños de fauna en la ganadería y en las fincas particulares, la caza, el control poblacional, etc. Es decir, recibimos constantemente sus solicitudes, quejas, reclamaciones, sentir general, opinión, etc. y algo predominante y que demanda la mayoría de los habitantes de los pueblos, al menos de los que se manifiestan, es que quieren quemar, que el monte esta “sucio”, abandonado y el ganado no tiene espacio para pastar, cuando a nuestro juicio, esto no corresponde con la realidad y las palabras utilizadas tiene matices importantes. Este sentir está documentado con numerosas declaraciones y publicaciones en los medios hechas por los representantes políticos de las entidades propietarias de los montes, es decir, Alcaldes y Presidentes de las Juntas Vecinales, que se manifiestan en este sentido, al igual que sindicatos, asociaciones, etc. 

Es decir, desde los pueblos y el medio rural en general se recibe una demanda y percepción social generalizada con una presión constante relacionada con las quemas y los incendios. Por supuesto que no se puede generalizar, ni todos los habitantes de los pueblos demandan quemas e incendios, ni todos los ganaderos salen cada día de su casa, nave o cuadra con el mechero en la mano. Hay grandes profesionales, trabajadores incansables, formados, que quieren hacer las cosas bien, con sus derechos pero también sus obligaciones. Es habitual oír que se está criminalizando a los ganaderos, esto es exagerado, pero quien provoque un incendio está cometiendo un delito, es decir una infracción dentro del Código Penal, no creemos que encaje con lo que coloquialmente entendemos como criminal, pero desde luego el resultado es un gran impacto económico y ambiental negativo por un beneficio económico. Al final en nuestra opinión deberían hacer un ejercicio de honestidad y reconocer que ellos velan por sus intereses y que estos pasan por el aumento de la superficie pastable por el ganado, y que si los incendios no los provocan directamente todas las personas interesadas, quien hable de ellos, al menos que reconozcan que simpatizan, se benefician y apoyan directa o indirectamente las quemas y los incendios. En todo caso hay una total falta de colaboración a la hora de identificar y aislar a las personas que habitualmente provocan los incendios forestales y ganaderos en cada pueblo y cada monte, te beneficies o no por estos actos.

6.    CONSECUENCIAS DE LOS INCENDIOS FORESTALES

Al igual que con las causas, con las consecuencias nos podríamos atascar con infinidad de datos y formulas utilizadas para calcular las consecuencias cuantificadas con exactitud, tanto económicas como ambientales, y esto además se escapa a nuestra capacidad y competencia. Lo que si podemos enumerar son aquellas consecuencias negativas que todos en general podemos percibir y nosotros en particular detectamos, resultado de todo nuestro trabajo y experiencias acumulados.

Las consecuencias negativas fundamentales de los incendios forestales-ganaderos en Cantabria pueden ser al menos las siguientes: dificultad de realizar una gestión adecuada por la constante amenaza de los incendios, impacto paisajístico, erosión y pérdida de cantidad y calidad del suelo, pérdida de biodiversidad, muerte de ejemplares de especies animales y vegetales, disminución de la retención del agua en la tierra, desestabilización de las laderas, consecuencias negativas en inundaciones y periodos de precipitaciones excepcionales, riesgo de corrimientos de tierra, aumento del riesgo de aludes de nieve, gasto público importantísimo que gira en torno a los incendios forestales y ganaderos, sucesión negativa de la evolución natural de los bosques, riesgo para los bienes inmuebles, riesgo para las personas en general y en particular para los medios de extinción, contaminación atmosférica con la emisión de gases efecto invernadero y eliminación de las especies forestales que amortiguan sus efectos, gasto importantísimo de un recurso escaso que es el agua, pérdida de visibilidad e impacto paisajístico negativo por la acumulación de humo, conflicto y división social, etc.

7.    INFORMACIÓN Y DIVULGACIÓN ALTERADA INTENCIONADAMENTE

Cada año observamos como la sociedad en general no recibe la información adecuada relacionada con los Incendios Forestales. Se utilizan términos de forma incorrecta, no se habla con propiedad ni claridad, es más, de forma totalmente predeterminada e intencionada, se utilizan determinadas palabras y se omiten otras.

De la misma manera percibimos lo mismo cuando además de hablar de las causas de los incendios, se habla de los medios de extinción y de la policía. No entendemos por qué constantemente se nos obvia por acción u omisión. Si no se menciona a nadie pues de acuerdo, pero si se menciona a alguien, deberían mencionar a todos, y sobre todo a los especialistas de primera intervención prioritaria y obligatoria por protocolo.

Estos son algunos ejemplos de lo anterior.

“Quema de rastrojos para la regeneración de pastos” No. Este no es el problema de los incendios en Cantabria. El que un agricultor o ganadero apile y queme restos de su cultivo, hoja, siega, ramaje, etc. para mantener su finca particular y se le descontrole no es el problema de los incendios en Cantabria. El problema es que se provoca fuego directa e intencionadamente en el monte, sobre vegetación viva, con consecuencias impredecibles y en circunstancias buscadas para que este fuego se propague sin control, realizándolo en numerosos puntos de un monte o de varios a la vez de forma conjunta con otros.

Pirómanos, enfermos mentales o terroristas. No. Está claro que puede haber de todo, pero como hemos dicho anteriormente, el porcentaje principal, el problema real incontrolable en Cantabria lo producen personas normales que buscan sus intereses y beneficio económico, personas o grupos de personas titulares de explotaciones de ganadería extensiva directamente o que tienen una relación e interés más o menos indirecta con la ganadería, ganaderos en general si queremos resumirlo así. Estamos obligados a remarcar aquí que evidentemente no todos los ganaderos incendian, y que por supuesto ganaderos que son auténticos profesionales, cuyo principal ingreso proviene del ganado, y que muchas veces son los más perjudicados por otro perfil de ganadero mixto, que trabaja o ha trabajado en la industria, construcción u otros, y que suelen ser más conflictivos y despreocupados, aunque en ambos perfiles podemos encontrar de todo, como en cualquier colectivo, incluido el nuestro.

Bomberos Forestales. Para toda emergencia existen profesionales especializados que la resuelven de forma prioritaria y protocolizada. Pues bien, para los incendios forestales en Cantabria estamos los Agentes del Medio Natural (Agentes Forestales) y los Operarios de Montes (Capataz, Conductor y Cuadrilla Forestal) junto al resto que formamos el Operativo. Este es el dispositivo constante, básico y durante todo el año, incluido estos días. Por supuesto que cuando una situación de emergencia permanece y aumenta, cualquier ayuda es bienvenida, ya sea profesional o voluntaria. Nosotros como colectivo durante todo el año también colaboramos secundariamente en otras emergencias que no son nuestra especialidad. Ahora resulta que todos somos bomberos, ó bomberos forestales. Si Bombero Forestal es quien extingue los Incendios Forestales pues está claro que los Agentes del Medio Natural y los Operarios de Montes somos los principales Bomberos Forestales de Cantabria. A pesar es que nuestra prioridad es que se cubran todas las plazas creadas y que si es necesario estas aumenten, la realidad es que esto no ocurre a pesar de los titulares que se publican y los compromisos con los sindicatos y que cuando estamos desbordados recibimos ayuda bienvenida de otros profesionales y voluntarios como los Bomberos (autonómicos o municipales), Brigadas Helitransportadas de Refuerzo compuesta por equipos que reivindican también la consideración de bombero forestal del Ministerio a través de su empresa pública, Equipo del Helicóptero 112 del Gobierno de Cantabria, Voluntarios de Protección Civil, Unidad Militar de Emergencias,  etc.

Policías. Como hemos dicho anteriormente, la gran particularidad de los Agentes del Medio Natural es que tenemos que conjugar las tres funciones principales: técnica-gestión, emergencias-extinción y vigilancia-policía. No somos Fuerza y Cuerpo de Seguridad del Estado pero si Agentes de la Autoridad, Policía Administrativa Especial y Policía Judicial genérica. Esto lo hemos demostrado hasta ahora y lo seguiremos haciendo en el futuro. Ya hay un número importante de condenados por delito de incendio y sancionados por infracción administrativa resultado de nuestro trabajo junto a la Fiscalía Medioambiental de Cantabria y los correspondientes Juzgados, etc. así como con los instructores en los procedimientos administrativos. Principalmente se trata de “pilladas in fraganti” aunque también realizamos investigaciones sin autor conocido ó investigaciones paralelas aunque hayamos identificado al autor. Todo esto a pesar de la falta de apoyo moral y material de nuestros superiores y representantes, como demuestra que el Gobierno de Cantabria dota de medios de investigación a otros cuerpos y a nosotros no. Por supuesto que nosotros tenemos limitaciones, y sería bienvenida y necesaria en ocasiones la ayuda y colaboración en paralelo y coordinación con la Guardia Civil en este caso, con los famosos miembros del Seprona, pero siempre que trabajemos de igual a igual, en comunicación bidireccional, en coordinación y no en subordinación y que mediáticamente se nos trate por igual. Nosotros sufrimos y en este caso la todopoderosa Guardia Civil disfruta de su dictadura, monopolio o dominio en los medios de comunicación, pidiéndoles desde aquí que practiquen un ejercicio de justicia y honestidad divulgando lo que corresponda y cuando corresponda. Si los Agentes Forestales en general tuviéramos el poder mediático que posee la Guardia Civil, saturaríamos todos los medios de comunicación con la cantidad y variedad de nuestros servicios de gran interés y repercusión social.

Medios de comunicación, representantes políticos y representantes profesionales en el ámbito estatal. Es de esperar, justificable y defendible que las televisiones, radios y periódicos (digitales y tradicionales) por denominarlos así resumida y coloquialmente, no publiquen con exactitud, confundan determinadas cosas y publiquen lo que conocen o la información que reciben, por la distancia o la razón que sea, en relación a las causas de los incendios y los profesionales que trabajan en estos, aunque hemos comprobado que algunos son los que más se han acercado y han apretado la tuerca en algunos momentos. También es de esperar que si entrevistan a un portavoz de la UME y de la G.C. pues hablen de ellos. Quizá es menos justificable que el Delegado del Gobierno en Cantabria sólo mencione y agradezca el trabajo de los anteriores, obviando al resto de profesionales que también conoce y tiene cerca en su Comunidad Autónoma. En definitiva relacionado con este apartado, queremos trasmitir que sufrimos una injusticia mediática constante al comprobar que si se habla de las causas se habla de excepción y problema mental (pirómanos, etc.), de extinción se habla de la UME y de Policía sólo se habla de la G.C.-Seprona. Mientras tanto, nosotros vigilamos, extinguimos o descansamos entre los turnos de lo anterior.

Medios de comunicación, representantes políticos y representantes profesionales en el ámbito autonómico y local. Esto nos parece más grave todavía. Estos días recibimos el malestar de gran parte de nuestros compañeros que también percibimos y sufrimos nosotros mismos. Cuesta digerir como una radio local nunca menciona nuestro cuerpo pero si constantemente otros, cuesta digerir como un Director General del que dependemos directamente nunca te menciona pero si a otros colectivos, cuesta digerir como un medio de comunicación televisivo público con delegación autonómica hace más de lo mismo. No lo entendemos. Pero probablemente el caso más grave y mediático es la aparición constante en todos los medios de comunicación posibles del Presidente de la Comunidad Autónoma de Cantabria, dando lecciones legales y morales por el mundo y sin embargo no aplicándolas a su querida Cantabria. Todos estos días observamos estupefactos como nuestro representante cuando habla de causas sólo utiliza los términos pirómano, enfermo ó terrorista medioambiental y nunca un término relacionado con la ganadería, aunque sea perfectamente consciente de la demanda del sector, pues debemos recordar que el principal apoyo de su partido político se encuentra en el medio rural. Además seguimos estupefactos cuando hablando de la extinción agradece y engrandece exclusivamente la labor de la UME, cuando lo que podría hacer es mencionarnos y completar plantillas para que la bienvenida ayuda de la UME sea lo menos necesaria y habitual posible. Y por último seguimos perplejos cuando en lo referente a la vigilancia e identificación de los infractores únicamente agradece y engrandece la labor de la G.C.-Seprona, cuando lo que podría hacer es enorgullecerse y mencionar a su Policía Medioambiental autonómica, completar nuestra plantilla, dotarnos de medios materiales, etc. sin perjuicio de las colaboraciones que se puedan conjugar con otros cuerpos, siempre coordinadas, en igualdad de condiciones, etc. Le recomendamos que se interese por las sentencias condenatorias conseguidas por sus trabajadores y que si quiere y se compromete a impulsar las sanciones administrativas relacionadas con pequeños incendios o quemas, puede tener las que quiera en su mesa semanalmente para volver a llenar titulares y minutos televisivos con las personas investigadas e identificadas.

8.    PROBLEMAS

Ganadería subvencionada y ayudada. A pesar de lo que nos quieren trasmitir, la ganadería tiene un gran poder social, político y económico. Cada año recibe importantes subvenciones, ayudas, recursos y servicios que giran en torno al medio rural. Esto se traduce en infraestructuras como bebederos, pistas forestales y ganaderas, desbroces y abonos en pastizales, compensación de daños de fauna a la ganadería y cultivos, naves, invernales, quemas controladas, gastos de extinción, etc. Nunca es suficiente para compensar las demandas y quejas del sector ganadero en Cantabria. Pero una de los principales problemas es que las subvenciones más importantes están relacionadas con las superficies pastables en sus terrenos, parcelas o montes, de manera que cuantas más hectáreas pastables haya en un monte, más miles de euros pueden repartir los propietarios de los terrenos entre los ganaderos. Es por esto que existe una doble motivación importantísima para provocar incendios forestales y ganaderos. No importa los recursos que se destinen a desbroces, quemas, abonos, ayudas económicas por cuestiones ambientales y de conservación de la naturaleza, etc. nunca es suficiente y lo que tiene  en juego es demasiado atractivo y prioritario.

Política Europea y Políticas Autonómica y Local. Desconocemos si las autoridades europeas saben que están “subvencionando delitos medioambientales”, desconocemos si conocen las consecuencias de estas políticas o si puesto en la balanza compensa. Lo que si tenemos claro es que ningún representante político en Cantabria va a hablar claro en este sentido ya que si lo hace, desde luego que en las próximas elecciones recibirá su castigo desde el medio rural. Es decir, ningún Alcalde, ningún Director General, ningún Consejero y menos el Presidente de la Comunidad lo van a hacer, ya que podrían poner el peligro sus intereses políticos, y esto está por encima de todo.

“Percepción social idealizada del paisano, ganadero y agricultor”. Los tiempos han cambiado. La visión romántica del “pobre paisano” agricultor y ganadero a nuestro entender es equivocada. Por supuesto que admiramos y conocemos casos así, pero esto cada vez más es una minoría. Apoyamos la ganadería por supuesto y trabajamos para esta en gran medida, pero algunas cosas deberían cambiar. No somos sospechosos de tener intereses políticos, pero nos parece injusto que constantemente se divulgue lo abandonado que está el monte, la ganadería y el medio rural cuando nuestra percepción en gran parte de Cantabria es que son poseedores en general de un importante patrimonio y que además se dedica gran parte de los fondos y recursos públicos a este sector, no hay más que desgranar los presupuestos anuales y revisar diariamente los boletines oficiales. Entendemos que siempre tenemos que tener una visión conjunta de la sociedad. A pesar de querer delimitar, dividir y enfrentar el ambiente urbano con el rural, su frontera cada vez está más confusa y mezclada, de manera que en cada pueblo hay ejemplos de familias que viven en estos pero además de ser ganaderos y propietarios, tiene pisos en las pequeñas ciudades de Cantabria, trabajando a su vez en la industria de estas. También hay casos en los que viven en estas ciudades pero son propietarios y titulares de explotaciones, viviendas y terrenos en los pueblos donde desarrollan su segundo trabajo, la ganadería. Otro caso por ejemplo es el que vive en una ciudad, trabaja en otra pero a su vez es titular de una explotación ganadera y terrenos en el medio rural. Y como estos hay numerosos y diferentes ejemplos, con todos los derechos por supuesto. Creemos que si en general, todos no tenemos una visón social de conjunto, no vamos a ningún lado.

Problema crónico de los incendios forestales y ganaderos en Cantabria. Teniendo en cuenta lo anterior, asumimos que al menos a medio plazo, este problema no tiene solución. Para entonces el incendio se ha provocado y así seguirá en el futuro. Entonces los Agentes del Medio Natural y Operarios de Montes (junto al resto del Operativo) nos encontramos con los problemas de la mencionada falta de apoyo moral y mediático, falta de personal, falta de medios, falta de castigo real, etc. Todo esto afecta a todas las fases relacionadas con los incendios. Cuanto más personal mejor prevención, mejor vigilancia, mejor detección, mejor extinción y mejor investigación. Si todas las plazas estuvieran cubiertas incluso ampliándolas, se podría trabajar todo el año en prevención, la detección y extinción serían más eficaces y se podrían destinar parte de los recursos humanos a la vigilancia, investigación e identificación de los supuestos infractores paralelamente a la extinción.

9.    SOLUCIONES

Información, formación y divulgación. Hay que hablar con propiedad y concreción sin miedos. Es importante una campaña de concienciación para que el sector ganadero interiorice que reciben subvenciones entre otras razones para que se realicen buenas práctica agro ganaderas sostenibles, compatibles con la conservación de la naturaleza e incluso mejora para el medio ambiente. Trabajar a todos los niveles para llegar a una ganadería profesional, formada, con visión social conjunta, con derechos, subvenciones y ayudas pero también compromisos y obligaciones. Es importante publicar todos los fondos y recursos que se destinan al sector incluso comparándolo con lo que reciben otros sectores. Lo que los medios de comunicación, representantes y portavoces comunican a la sociedad tiene una importante repercusión, por eso pedimos responsabilidad y compromiso en este sentido.

Subvenciones. Si se subvenciona el mantenimiento y aumento de las superficies pastable la situación no va a cambiar. Si el problema se mantiene o empeora, como es el caso, quizá debemos plantearnos luchar para que al menos este problema no esté subvencionado.

Acotamientos y reducciones de la superficie permanentes. A esto nos obligan las leyes en parte y no lo cumplimos. Es una medida complementaria a las sanciones y condenas si realmente se quiere castigar y luchar contra los incendios. De manera que excepcionalmente se acotan superficies quemadas, se llevan a la práctica principalmente en repoblaciones cerradas y en todo caso son medidas temporales que son superadas a medio plazo. Además en toda la superficie quemada cada año se sigue pastando libremente. Aunque inicialmente las superficies quemadas no se subvencionen, en los próximos años si se hará, por lo que en definitiva, compensa seguir provocando incendios forestales y ganaderos en la situación actual.

Ganadería profesional. Se podría diferenciar a la hora de recibir ayudas y subvenciones, aquellos ganaderos profesionales cuyo principal ingreso lo obtiene del ganado y que además realiza buenas prácticas, de aquel ganadero mixto que su economía familiar no depende directamente de la ganadería y que además no realiza o no puede realizar por el tiempo u otras razones, unas buenas prácticas ganaderas. Por supuesto en los dos perfiles como en todos los colectivos podemos encontrar de todo.

Entidades propietarias y sus representantes políticos. A pesar de encontrar en los pueblos un apoyo mayoritario al sector ganadero, y por tanto es lo que apoyará el correspondiente Alcalde, no parece justo para el resto de vecinos no ganaderos pero también propietarios, que no reciben subvenciones ni se benefician de los recursos del monte, al contrario, estos se destruyen con los incendios. Es importante que a nivel local se alce la voz, los Alcaldes hablen con claridad y que denuncie y manifieste todo aquel que esté en contra de los incendios en su territorio.

Completar y mejorar los recursos humanos y medios que trabajan durante todo el año en torno a los incendios forestales. Si un Gobierno realmente quiere, una vez hecho todo lo posible, luchar contra los incendios forestales invirtiendo en la prevención, vigilancia, extinción, investigación y condena, podría hacer lo siguiente: mantener en buen estado toda la infraestructura como puntos de agua, puntos fijos de vigilancia, accesos existentes, cubrir las plazas dotadas del personal laboral Operario de Montes, cubrir las plazas dotadas de los funcionarios Agentes del Medio Natural (todo por oposiciones coherentes y libre, sin atajos ó “trampas”) completar y mejorar el Parque Móvil formado por vehículos todo terreno y autobombas con una imagen y equipo complementarios adecuados, etc. Esto además puede tener justificación y rentabilidad política ya que apoyas a la educación, pues para superar las oposiciones necesitas formación y titulación específica, es decir, das salida laboral a los numerosos alumnos motivados. Además estás creando puestos de trabajo de calidad y permanentes también en el medio rural. Y por último mejoras la seguridad y el medio ambiente de la sociedad. Mantienes un recurso humano, un servicio público muy importante y polivalente, que desarrolla un amplio abanico de trabajos a lo largo del año en todo el territorio cántabro.

10. CONCLUSIONES

Nuestro objetivo principal y obligación es trasmitir de la mejor manera posible la realidad de los Incendios Forestales y Ganaderos en Cantabria.

Apoyamos una Ganadería profesional formada y comprometida, que realice buenas prácticas agro ganaderas sostenibles, que reciba las subvenciones y ayudas necesarias pero con una visión de conjunto y de compromiso con la sociedad.

Somos un servicio público de especialistas que trabajamos integralmente en torno a los Incendios Forestales durante todo el año y luchamos en contra y no apoyamos el problema principal de estos ya explicado.

Queremos que este comunicado sirva de base, de soporte o conocimiento mínimo para todo aquel interesado, desde nuestros propios compañeros, el resto del Operativo, otros profesionales, particulares, políticos, medios de comunicación, ganaderos en general y sus representantes, etc.  para un tratamiento realista, práctico y positivo del problema.

Dese aquí hacemos un llamamiento a todos los representantes políticos y medios de comunicación para que se pongan en contacto con nosotros cuando estimen oportuno para tratar este tema y otros. Además solicitamos, pedimos y creemos justo, que se llamen a las cosas por su nombre. Que si se utilizan denominaciones generales de acuerdo, pero que cuando se mencionen colectivos profesionales, se enumeren o nombren, que se haga ocupando cada uno su lugar, su momento, lo que corresponda.

Somos conscientes de que el problema no se va a solucionar, en las próximas horas y días es más que probable que se provoquen numerosos incendios y continuemos extinguiendo. Ni si quiera nuestra motivación principal es el castigo ni la criminalización. Para nosotros lo mejor sería que no existiera el problema y ya sería un éxito si simplemente se llaman “a las cosas por su nombre” cuando nos refiramos a las causas y a los profesionales en el contexto de los incendios forestales y ganaderos.

A pesar de todo lo anterior, y de lo que ocurra en el futuro, nosotros seguiremos trabajando día a día cumpliendo con nuestras obligaciones profesionales, legales, morales y sociales.