Fuente: Hoy

Ocho nidos para la supervivencia del cernícalo en Navalmoral

Se trata de la iniciativa particular de un vecino, David González

Iniciativa para salvar al cernícalo en Navalmoral de la MataLa tenacidad de un vecino de Navalmoral, basada en sus conocimientos ornitológicos, ha propiciado la instalación de siete nidos a través del proyecto europeo Life-ZepaUrban con el objetivo de mantener una colonia de cernícalo primilla en la misma población.

Y decimos tenacidad porque la administración no acababa de reconocer que el casco urbano moralo cuenta con una notable colonia de estas aves protegidas, por lo que David González –así se llama este vecino– ha tenido que insistir a través de varios agentes del medio natural para dar visibilidad a las numerosas parejas que anidan en Navalmoral que, según sus datos, podría superar la veintena.

Finalmente, su trabajo dio los frutos esperados y llegaron siete nidos a través de ZepaUrban (proyecto para la gestión de las zonas protegidas ZEPA urbanas, incluidas en la Red Natura 2000), en cuya instalación han colaborado los citados agentes.

A estas estructuras, con unas medidas normalizadas e instaladas por todo el país, se ha unido una octava que ha construido y posteriormente instalado el propio González. «Tras mucho insistir nos mandaron los nidos pero, como no había más fondos, nos dijeron que tenía que instalarlos yo. Finalmente me ayudaron los agentes del medio natural, que se han involucrado mucho, por lo que estoy muy agradecido«, subraya.

La iniciativa de González, gran aficionado a la fotografía, la naturaleza en general y la ornitología en particular, surgió cuando comenzó la sustitución de los viejos tejados de uralita en la comunidad de vecinos donde reside, ubicada en la calle República Argentina, en pleno barrio de El Perchel. «Son tres edificios. Primero se ha cambiado en uno, hace cuatro años aproximadamente, perdiendo cuatro o cinco nidos que allí había. Entonces decidí ponerme manos a la obra para recuperar las nidificaciones», explica.

Colaboración de agentes

Lo primero que hizo fue contactar con los agentes de la zona, pues, según el censo autonómico, en Navalmoral apenas habría dos o tres parejas, si bien las imágenes captadas por el objetivo de González constataban que había muchas más. Su insistencia y la colaboración de los agentes, quienes constataron la existencia de más ejemplares, propiciaron la llegada de los nidos.

Pero su objetivo es bastante más ambicioso: «Lo que quiero es que incluyan a Navalmoral dentro del Life-ZepaUrban, para que se valore y se revise el censo y se puedan llevar a cabo más acciones de este tipo. En esta zona hay una gran riqueza ornitológica que no está debidamente valorada, ni protegida».

Se trata de un objetivo a medio plazo, estando en más corto plazo la instalación de nuevos nidos en breve, cuando se acometa la sustitución de los tejados del segundo y tercer bloque de viviendas que componen su comunidad, prevista para los próximos meses.

Por otro lado, González subraya la gran aportación que al medio ambiente hacen estas aves, señalando que se trata de un excelente biocida que, incluso colabora en el control de plagas contra las que suelen luchar los agricultores, pues entre su dieta se encuentran insectos y pequeños roedores, tales como ratones y saltamontes. De ahí, entre otros aspectos, la importancia de su protección, al tratarse de una especie en peligro de extinción.

Según está catalogado el cernícalo primilla, este se alimenta principalmente de insectos y pequeños mamíferos que diariamente caza en zonas de cereal y pastizal, evitando las zonas de cultivo intensivo. Especialmente cría en toda la franja mediterránea, y después del verano migra al continente africano.

La principal amenaza de esta especie es, precisamente, la pérdida de hábitat de alimentación en las zonas de cría debido a los cambios radicales producidos en la agricultura tradicional y «la eliminación de huecos de nidificación y que habitualmente es causado por el abandono de edificios o restauraciones inapropiadas de lugares donde se ubican sus colonias», explican desde los colectivos conservacionista.

González insiste en calificar al cernícalo primilla como «un gran aliado del agricultor, y uno de los biocidas naturales más eficaces», por lo que su desaparición, así como el descenso en el número de ejemplares, afectaría directamente a la fragilidad de los cultivos ante las temidas plagas de insectos.

Es más, finaliza, su presencia en el entorno puede interpretarse como un indicador de la calidad del ecosistema en cuestión.

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.